domingo, 31 de octubre de 2010

Después de una tormenta


Las noches y su paso lento
parecen disolverse en sombríos sueños,
los días silenciosos se siguen unos a otros,
sin un final a la vista.
Tu silencio y mi quietud perpetúan
nuestra condena,
¡ ni a tocarte mi sombra se atreve !
Entonces el aire se inmoviliza,
se vuelve denso y opresivo:
es la calma antes de la tormenta.
De repente el viento barre y avienta
las hojas muertas
y surgen los destellos de los rayos,
ya nada me atemoriza.
No hay lugar donde refugiarse cuando se quiebra el silencio,
llega la lluvia y trae con ella un sentimiento
de liberación.
Por fin.
Aniki

34 comentarios:

Ojosnegros dijo...

Las tormentas hacen estallar los sentimientos. Son necesarias para seguir viviendo en orden con uno mismo. Lo más importante es encontrarte en calma cuando acaban.
Besos Aniki.

María dijo...

Es hermoso ser libre y sentir la libertad. Silencio y sombras...bonito.

Besos

sheol13 dijo...

A veces las tormentas más fuertes y destructivas están en nuestro interior. Un abrazo.

Alma naif dijo...

Las tormentas son necesarias... despues llega la calma tan esperada!!!
Belleza de escrito cielo!!!
Besos a tu alma y buen domingo para tí!!!

El magnetista dijo...

La tormenta siempre se desploma como una alegría cuando es agua esperada... y se bebe como una esperanza

mi beso

el magnetista

TORO SALVAJE dijo...

Que bien lo has descrito.
La tormenta liberadora de sentimientos.

Besos.

Noelplebeyo dijo...

una tormenta q trae aire liberalizador

AdR dijo...

La lluvia siempre me ha parecido algo purificador, casi tanto como un baño en la playa.

Entiendo mucho de silencios y quietudes...

Besos

Valaf dijo...

Pre-cio-so

lleno de fuerza y esperanza.
Permite que me quite el sombrero, aniki.

Un petó

Valaf dijo...

Ah, y te has salido con la canción. Pero salido, salido. ¡Qué bonita!

Un altre petó, hala

lemaki dijo...

Pasajera furia que sobrecoge, súbita, deslizas en el oído un fondo percusor sobre el que vuelve a florecer la vida, feraz como el vapor de los jardines, mientras arriba las inquietas puntadas de la luz.

Jorge Doce

Al final, contamos con esos destellos que nos guían en la oscuridad, entre la lluvia y el remolino que origina el viento, para conseguir que lluvia limpie nuestro interior...

Bonitos versos.

saludos.

Sidrina dijo...

Lo peor es cuando se "quiebra el silencio" y sigue habiendo silencio detrás. Preciosa entrada como siempre un beso.

Sidrina dijo...

Lo peor es cuando se "quiebra el silencio" y sigue habiendo silencio detrás. Preciosa entrada como siempre un beso.

Taty Cascada dijo...

El viento liberador de la opresión del alma, se lleva consigo ocres hojas y llantos amargos.
Un beso...es saludable liberarse.

reltih dijo...

guau! me encantó. excelente inspiración.
un abrazo

Jose Antonio dijo...

Tu poema está conforme al tiempo, buen poema para estos días sombríos de temporal y de difuntos, me ha gustado mucho.
Un beso

Anónimo dijo...

No hay nada como un buen vendaval que despeje los oscuros nubarrones.

Noa.

NV BALLESTEROS dijo...

Se dice que después de la tormenta biene la calma...

Gracias por tu comentario en mi blog.

Besos

Carlos dijo...

La lluvia es un ejercicio de sanación, una catarsis; después de la lluvia se ve más claro.

Un beso.

Cecilia dijo...

ufff maravilloso sentimiento de liberación ..
supiste trasmitir toda la angustia de la quietud, densa ..
muy bueno Aniki !
un beso

silenciodelanoche dijo...

precioso poema me hace sentirme melancolica.

te dejo un abrazo
y seguire visitando este bello espacio.

un saludo.

don vito dijo...

hola, bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buen martes, besos.

KOKYCID dijo...

Y la lluvía cae, cae, cae sin cesar. Y limpia las almas y arrastr y diluye los temores. ¡Bendita lluvia que precede a nuevos vientos!.

Bucan dijo...

Que nos limpie la lluvia. O mejor, una buena granizada.

Oye, menudo cambio. De la maravillosa conquista de Marte como se pisó la Luna, de empresa de sueños, a enviar allí a los que son carne de patíbulo, a los fascinerosos y criminales. Je, je.

Sneyder dijo...

Siempre después de la tormenta llega la calma, sale el sol aparta temores, aleja las hojas muertas… y el sentimiento se libera.
Densa quietud, me encanto el poema.

Un beso

Liliana G. dijo...

Yo creo que la tormenta sólo se justifica para disfrutar de esa liberación posterior.
Excelentemente pintado, Aniki.

Besos :)

Cristelicious dijo...

Hola Aniki. Maravilloso poema, has estado genial. Un abrazo.

delfin en libertad dijo...

Y si pasar por ese torbellino nos recuerda que la vida es frágil, que no todo es azul para el final renacer en la calma absoluta. Muy bello Aniki. Un abrazo.

Juanma dijo...

Hace muchos años escribí un relato cuyo principio recuerdo perfectamente: Sí, es así, hay un momento en la vida en el cual, necesariamente, tiene que llover.

Tu poema, gran poema, me ha recordado aquel relato, aquellos tiempos, aquellas lluvias que quebraban los silencios.

Besos.

alejandra dijo...

No hay tiempo donde refugiarse cuando se quiebra el silencio... maravilloso

María dijo...

Después de la tormenta llega la calma, esa paz interior, ese sosiego, porque nada permanece quieto, todo continúa..

Un beso.

Carmen Silza dijo...

Hola Aniki, primero las cosas se tienen que poner mal, para luego si uno está dispuesto, arreglarse....tienes un blog bello y elegante.El poema es todo un lujo...gracias por visitarme y comentar, te sigo si me deja el sistema, yá lo he intentado dos veces y nada....voveré...besos

Manuel Palacios dijo...

"La noche es más oscura justo antes del amanecer"... me encanta esa frase. A veces vale la pena mantenerse estoico, después de todo ninguna desgracia es eterna. Después de varios días oscuros, vendrá uno luminoso.

Un besazo muy fuerte.

Tonet dijo...

Intenso y maravilloso.

Un abrazo