domingo, 12 de septiembre de 2010

La mujer del lago



La mujer echó un último trago, el más largo, y, tambaleándose, se acercó hasta la orilla del lago donde cayó de rodillas.
- Todo lo difícil debe intentarse mientras es fácil. – pensó.
En el bosque de bambúes todo estaba en silencio, sólo, de vez en cuando, el chasquido de hojas muertas la devolvía a la vida. Y en aquel lúcido instante, bajo las tranquilas aguas, vió una triste y frágil sombra debatiéndose entre la vida y la muerte.
- ¿Qué quieres que te diga, sombra? Algo anda mal en ti, por eso vienes a preguntarme a mí. Si todo estuviera bien no necesitarías preguntarle a nadie. – exclamó.
El reflejo se ondulaba y se retorcía bajo las líquidas dunas. La mujer extendió su mano y agitó las aguas.
- ¡Maldita seas, sombra! ¡Desaparece! – gritó.
La mujer se inclinó sobre las aguas del lago, y entre sollozos se encaró con la sombra.
- He venido en busca de paz y quietud, pero, contigo aquí, es imposible. Me recuerdas tanto a mí misma...

Y tratando de ahuyentar a la sombra, la mujer se adentró en el lago con paso ebrio. Ya no volvió.
Aniki


P.D. “Los que desean huir del sufrimiento se precipitan hacia el sufrimiento. Por el propio deseo de felicidad se engañan y destruyen su felicidad como si fuera un enemigo.” SANTIDEVA (SIGLO VIII), INDIA.

23 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Algo de eso hay.
Debe ser la propia desesperación.

Besos.

Bucan dijo...

La felicidad es un concepto, una utopía. El ser humano, salvo que sea idiota, no puede ser feliz. Sólo puede aspirar a algunos momentos de dicha por aquí y por allí.

Buen relato ultracorto.

Tu propuesta en un comentario el otro día de que los parlamentarios fueran con castañuelas al Parlamento para en vez de aplaudir a sus líderes como cosacos, emplearan las castañuelas para darle más énfasis a la cosa del peloteo, es para tener en cuenta.

Javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Valaf dijo...

Es triste. Como el piano que suena.
Y la imagen, aniki. Esa imagen.

Un petó

José Antonio Fernández dijo...

Un texto que invita a la reflexión. ¿Qué podemos hacer con esa sombra que nos pertenece y que no nos gusta demasiado. Pues tirar de ella; no queda otra.
Un abrazo.

J.Lorente dijo...

El Sufrimiento viene solo, no hace falta ir a buscarlo, desde luego... Y la Felicidad no es ninguna Utopía, lo que ocurre es que pasa por nuestro lado y no le hacemos caso, demasiado preocupados por el Sufrimiento.

Quizá la opción sea Afrontar lo malo y Disfrutar lo bueno a partes iguales... Pero la Huida nunca es una opción.

Un Beso, Aniki.

El Gaucho Santillán dijo...

Excelente. Me gustò mucho.

Que alegorìa tan bien lograda.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

La felicidad es una abstracción. No a todos nos hacen felices las mismas cosas. También los hay que se amargan por nada.

Noa.

madroca dijo...

Quizá algún día seamos capaces de conformarnos, entonces, solo entonces quizá sea posible encontrar algo de esa felicidad.

Un saludo Aniki y un placer encontrar tu blog

Juanjo dijo...

Me ha encantado tu relato seguiré leyendo...mmmm...un helado? jajaja menos mal que el "magnum" de chocolate no es de plata ni chirria entre los dientes...jajaja

Por cierto todo el mundo desea asesinar a su sombra alguna vez....

Besssotes

JJ

Óscar dijo...

Me gustan los relatos que son como fábulas o cuentos morales. A veces somos una sombra de nosotros mismos.

Un abrazo, Aniki.

delfin en libertad dijo...

Me ha encantado tu relato, huir lo he intentado muchas veces pero no soy buena en eso, lo peor es pegar con su propia sombra. Muy bueno. Un abrazo.

lemaki dijo...

Sí, es cierto, es una delicia pasar por aquí, aunque el asunto sea tan duro como es un suicidio.

Escuché una noticia sobre el número de suicidios en España y comentaban que fallecen más personas por muerte o privación voluntaria de la vida que por accidentes de tráfico.

Muy bien descrito; cuando nos sentimos desdichados e infelices cualquier motivo puede ser el detonante para provocar ciertas decisiones con sus respectivas acciones...

Me gustó esta lectura, como todo lo que escribes.

saludos.

Sakkarah dijo...

Da gusto venir a leer...

Tienes un premio en mi blog. Un beso.

KOKYCID dijo...

La sombra siempre está ahi. Y si no un espejo. Y si no nuestra propia consciencia de lo que somos y de lo que nos falta.

Marisa dijo...

Aprender a convivir con los demás es relativamente fácil, aprender a convivir con nuestra propia sombra es una tarea ardua, tan complicada como cuando placentera en el momento que se consigue. Contamos con la ventaja de moldear esa propia sombra a nuestro antojo, es ductil si la mimamos y aprendemos a abrazarla. Es entonces cuando podemos acercarnos a cualquier lago con la seguridad de que disfrutaremos de un baño solamente purificador.
"Todo lo difícil debe intentarse mientras es fácil."

Qué esplendido relato, Aniki, y esa frase que he citado de tu relato es de una fuerza descomunal; la ha gritado alguna sombra. O todas.

Mi admiración.
Un fuerte abrazo.

Ojosnegros dijo...

No hay que huir del dolor pero tampoco refugiarse en un lago, a mí me dan miedo los lagos. Seguro que tú te mereces estar en un sitio mucho mejor. Te voy a seguir si no te importa. Besos.

Atapuerques dijo...

Una gran descripción del fenómeno del iceberg y muy oportuna la referencia del lago.Cuantas ansiedades permiten ver solamente una pequeña melancolía flotando pero la carga mayor se esconde debajo del agua, Deciamos anteayer...
Un saludo

nocheinfinita dijo...

Es que a veces nuestra propia sombra nos pesa demasiado. Pero debemos ser más fuertes que ella.

Preciosa imagen, preciosa la música, como siempre en este blog.

Muchos besos.

noche

Thayah dijo...

El suicidio, un tema muy serio. Hay una linea muy fina que si traspasa... Te vas...
Saludos

Shang Yue dijo...

a veces, es todo tan complicado!
pero sólo a veces

Ricardo Miñana dijo...

Muy buena la reflexion y preciosas imagenes,
Es un placer pasar a leerte.

Que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Javier dijo...

a veces pasamos por situaciones difíciles pero hay que saber afrontar!