sábado, 27 de julio de 2013

El mensajero de Dios





Sus ojos eran dos hondas lunas,
lejanas y solas, 
y su voz, apenas audible, 
el aire que nos inmovilizaba al pupitre.

"Olvidad las lágrimas y el llanto,
pero nunca perdáis de vista
las costras de vuestras manos."

(Olvidado para siempre el llanto)

Aprendimos que no todas las heridas
son de sangre,
y que es posible morir a golpe
de pesadillas.
Que podíamos salir a la calle,
vestidos,
y al mismo tiempo desnudos.
Aprendimos a masticar los recuerdos
y a escupir las costras
sobre la carne hipócrita del Credo.

Con las propias uñas
talamos el árbol de la infancia
y le dimos devota sepultura.

Aprendimos a guardar silencio,
a conquistar la luz del día
y a devolverle a la vida cuanto no tuvimos.

(Todavía hoy el cáliz se me hace añicos
al borde mismo de los labios)



Aniquiladora


36 comentarios:

Tracy dijo...

Especialmente hoy me vienen tus palabras tan bien que parecen escritas para mí, gracias.

jonhan dijo...

Y siendo fuertes ahora... seguimos añorándo lo que soñábamos.

Precioso Aniki

Un abrazo

MAR dijo...

Precioso¡ qué bien escribes, chiquilla¡
Bss y buen finde.

Minimal dijo...

Si así es el mensajero de dios, el día en que se me aparezca olvidaré mi llanto, recuerdos y heridas y estaré tentado a creer en su mensaje aunque sólo sea un rato, con nocturnidad y alevosía.

Besos.

Rick Forrestal dijo...

Wow.
Fantastic photo.

elisa lichazul dijo...

es un poema redondo Aniki
con mucha enjundia y belleza lírica
felicitaciones


besitos

TORO SALVAJE dijo...

Otro que te robaría.

Menuda quejica estás hecha... si escribes cada vez mejor!!!

Besos.

Elcaligrafista dijo...

Aprendimos tambien que es posible vivir con las contradicciones de vivir...

mi beso

FLOR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FLOR dijo...

Hola Guapa , es precioso y la foto es espectacular , te deseo un feliz Sábado , besos de tu amiga Flor.

Pluma Roja dijo...

¡¡Excelente!! y la imagen isuperable.

Felicitaciones Aniki.

Pat.mm dijo...

Aprendimos tanto a sufrir, a olvidar la infancia, a hacernos mayores a golpes de versos y versículos...que añoramos el antes, cuando ya estamos en el ahora.

Besos

(Gracias, una maravilla)

Otto dijo...

espectacular mi niña, te creces para recrearnos con esta elegía
de la inocencia que un día perdimos y aún andamos buscando por los bolsillos.

besos cuánticos

Anaximandro dijo...

Para mi la fotografía habla por si misma, debe hacerlo, y mal asunto si no lo hace. Ls tuyas reúnen esa virtud, y muchas otras. Sin embargo, reconozco admiración también por la palabra que las acompaña.
Un abrazo.

Mirella S. dijo...

Imagen y palabra en exacta conjunción.
Me gustó mucho, Aniqui.
Besos.

Esilleviana dijo...

Esas costras de las manos son el esfuerzo y el trabajo diario para continuar adelante con todo lo que nos complace y nos disgusta... esto es vivir.
Es cierto, siempre escribes muy bien.

un abrazo :)

Remei (Bitàcora) dijo...

No vull fer-me gran mai...
Anik, les teues paraules són un luxe per a tots els sentits.
Impecable!
Besos xiqueta...

El collar de Hampstead dijo...

La inocencia perdida,mar de melancolías.
Me gustaron tus versos.
Bss,Carmen

Pilar V dijo...

Hay veces que me quedo atrapada en el filo punzante de tus versos, como hoy.

Un saludo

Lore dijo...

Vuelves un poco la vista atrás… fuimos niño/as tuvimos inocencia, el placer de lo sencillo, el delito prudente y cauteloso…y sin embargo, que imprudente es la inocencia… vivimos hundidos en un inmenso marasmo e indiferencia ante el mundo real, donde disfrutamos con todo su esplendor, nuestra más pura e inmaculada inocencia.
Por ello hoy escupimos esas costras sobre la carne hipócrita del Credo.

Buenísimo tu post, Aniki.

Besos.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

La Vida y su corriente, el Tiempo, que todo lo lleva, que algo nos devuelve, que deja huella y, también, ilusiones y perspectivas...Precioso.
Abrazos y besos.

Miguel Alvarez Morales dijo...

Preciosas y tiernas palabras...Debes de ser una persona súper sensible... me encantó la primera estrofa, todo un éxito

Amapola Azzul dijo...

Qué preciosa poesía, Aniki¡¡¡

Coincido con Toro, cada día escribes mejor.

Besos.

Un abrazo.

Es un placer venir aquí .

Marrubi dijo...

Bello y más.


Un beso.

TriniReina dijo...

Magnifico

"Ni todas las heridas son de sangre" ni todas consiguen hacer brotar las lágrimas.

Te felicito por el poema

Un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Hay mucha poesía en tu belleza , aniki.

Que siga.


No la dejes morir. Un abrazo.

lopillas dijo...

Vengo por curiosidad desde el blog de Toro y me ha encantado tu rinconcito. Bellas palabras.
Saludos

Dario Zanni dijo...

Somos contradicciones hechas piel, una fotografía del olvido, estupenda poesía.

Un abrazo-

Sarco Lange dijo...

Pecadora, llevas una corona de milagros en tus pestañas y aun así saltaste...

Besos the end.

gla. dijo...

Muy bueno...es verdad
Qué bien escribes

Maritza dijo...

Escribes maravillosamente...
Esto es algo muy intenso, y tremendamente sensible, al mismo tiempo un impacto al alma y al espíritu.

Algo quedó sepultado no sin antes dejar sus profundas huellas en el alma.
Me hace pensar en cuantas infancias difíciles se viven (y todos piensan que es una etapa absolutamente feliz).


UN ABRAZO GRANDE Y FELICITACIONES.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuán difícil quitarse esas costras, conque nos tapiaron, para lograr SER,
volar...UN abrazo. carlos

decero dijo...

uf me encanta.

Amando García Nuño dijo...

Hay aprendizajes duros, pero inevitables.
Un abrazo

g dijo...

Y, en mi caso, aprendí que las cicatrices apostillan el camino y mi geografía, pero que también dibujan de mí un mapa único y seductor.

Morgana de Palacios dijo...

NO siempre se nos ven las cicatrices.
Buen poema, Aniquiladora.

Namasté.