domingo, 24 de octubre de 2010

Al mal tiempo mala cara

¿Que qué me pasa? Pues que he tenido un día horrible y estoy cansada. Me voy a la cama. ¿Cómo que aún no has cenado? ¿Y me lo dices ahora? Podrías haberme avisado, ¿no? ¿Que te prepare algo rápido? Menuda cara tienes. En fin, voy a ver qué te apaño.
¿Qué tal la sopa? ¿A que está rica? ¿Y para qué quieres la receta? Tú come y disfruta de los colorantes, los conservantes y los picatostes. ¡Pues claro que es de sobre! A ver si te crees tú que a las doce de la noche te voy a preparar un caldo gallego con alubias y grelos. Anda, no me marees, que ya te he dicho que estoy muerta. ¿Que te prepare el postre? Claro, hombre, faltaría más... Toma, aquí tienes la macedonia y el abrelatas. Oye, no empieces de nuevo, ¿eh?, que la fruta enlatada es igual de sana y nutritiva que la fresca. Pero qué dices, hombre, venga, no seas mal pensado, ¿por qué querría yo putearte? Pero si me hubieras avisado de que venías tan tarde y tan muerto de hambre, te hubiera esperado y compartido el delicioso pollo relleno de gambas que trajo tu madre hace unas horas, nada más enterarse de que su pequeñín saldría tarde de la oficina. ¿Que dónde está el pollo? En el congelador, cariño, en cuanto se fue tu madre corté un buen pedazo para mi cena y el resto lo metí rápidamente en el congelador para que cuando llegaras tú, el pollo estuviera más tieso que el palo de una escoba. Y a ver si te enteras de una vez que vives conmigo y no con tu madre. ¿Que qué quiero decir? Pues que me cabrea muchísimo que me tenga que enterar por tu madre de tus horarios, de tus idas y venidas, y de muchas cosas más... En fin, que mucho me temo que si las cosas no cambian, voy a llenarte de comida basura, enlatados y precocinados, y ya mismo te veo con el hígado hecho migas. Tú mismo...
Aniki

41 comentarios:

Valaf dijo...

¿Cómo?, ¿que le metes el pollo de su señora madre en el congelador?, uf, uf, uf, jajaja
Pero no, a esas horas que se haga él la cena. Vamos, que yo me zampo dos galletas y a correr (y en cualquier caso te pido otra cosa, jajaja)

Muy bueno, aniki. Pero que muy bueno.

Y un beso enorme.

Pd: mola la música

sheol13 dijo...

Hola Aniki, muchas veces no sabemos apreciar las riquezas que tenemos tan cerca de nosotros y al a vez tan lejos. Un saludo.

El antifaz dijo...

Eso mismo. Si eso lo dijérais todas, los maltratadores tendrían la caquita en el culo, y no se les pasaría por la cabeza esas gilipolleces que tenemos los hombres cuando pensamos en la cercanía de nuestro ombligo y el centro del universo.

Besos.

María dijo...

Hola Aniki.
Buen texto para esta tarde de fiesta en casa y sin fiesta para mi.

Besos, amiga

Ojosnegros dijo...

Lo que más me gusta es que se comió el pollo relleno, pensó un poquito en ella. Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Pero que maja...
Su delicadeza me conmueve.

Me estoy enamorando de ella.

Besos.

El magnetista dijo...

No me queda claro quién es la madre ..jajaja

mi beso

El magnetista

Bucan dijo...

Menuda madre que hace esos platos. ¿Y que pasa con el hígado?. ¿Le da al trinque de la botella?.

En general, cuando los hombres se dan a la bebida, es por culpa de la mujer con la que conviven. Je, je. Los casados que no están alcoholizados es porque tienen aventurillas, je, je. O porque se han hecho adictos a Internet.

El Mar...Siempre el mar dijo...

Menuda bronca. asi es la vida de quienes conviven, no siempre faltaria mas pero por alguna razones que se nos escapan a unos y a otros las cosas entre quienes conviven... acaban asi un dia si y el otro...quien sabe?. cuando aprenderemos lo seres humanos a ser algo mas tolerantes con el otro..? sea este quien esa..?.
y la culpa...? pues de todo y de todos.ç
Buen testo para hacerno reflesionar.

Mi mejor sonrisa para ti.

reltih dijo...

uffffff, mujer con determinación, eso!!!!
un abrazo

José Antonio Fernández dijo...

Así debe de ser desde el principio.
Las cosas claras.
Un abrazo.

lemaki dijo...

Eres genial, sabes como hacernos reir. Estoy esperando tus relatos irónicos, puesto que los combinas y compaginas con los dulces y tiernos, para disfrutar y como no, aprender a tratar del modo que se merece todo esposo tan encantador como el de la protagonista... je,je.

Pero el pobre algo de razón lleva: no me gusta la sopa de sobre, por tanto, tomamos poca sopa. Tampoco la macedonia de lata, ni por supuesto, degusto y saboreo la comida de la suegra, quien pudiera!! no, si al final, el esposo sufridor será una víctima más...

agradable lectura, ya sabes lo que pienso.

saludos.

Alma naif dijo...

Ellos son capaces de divorciarse de su esposa pero jamas de su madre!!!
Por Dios!!!
Que me he reido tanto porque tan cierto verdad???
Besos a tu alma cielo!!!

alejandra dijo...

Una mujer decidida... que bieN!

El Gaucho Santillán dijo...

Parece que hay bardo, con la "señora madre2.

jajajajajajaj!!! No sè de que me rìo. Yo me cocino para mì, y mis hijos!!!


Un abrazo.

Ian Welden dijo...

Muy buenas estas escenas familiares que ocurren en todas las cocinas del mundo.

Me has sacado un amplia sonrisa, Aniki.

Saludos desde Dinamarca desayunando pan negro, musli, yogur y manzanas.

Ian.

Javir dijo...

Hay cosas que hay que dejarlas claras el primer día. El segundo es tarde, es tarde para quitarle el pasaporte e la suegra; queda, claro, dárselo al marido.
Un saludo

Sidrina dijo...

jajajaja, me suena un montón. "mi madre me pone el pescado fresquisimo cuando voy a su casa a comer"..pues toma, le puse el pescado crudo encima de una cama de lechuga y rodeado de sabrosisimas patatas en cachelos... ahora dime "¿quien te lo da mas fresco?" nunca más volvío a protestar. Un acierto de entrada. Besos

Gaearon dijo...

"
-¡Mamá, mamá! ¡¡Me han dado sopa de sobre para comer!! ¡Dile algo! ¡¡¡Buaaaa!!!
-Si espabilaras no te pasaba eso. Por tonto. Hala. [¡PAF!]
-BUAAAAAAAAAAAAAAA
-Eso, ahora llora por algo.
"


Besossss

Marisa dijo...

En toda pareja siempre hay una tercera persona del singular: Ella, Él y la madre.
Ya sabes que me encanta ese estilo narrativo tuyo donde a través de los ojos y palabras de una sola persona descubrimos, en este caso, a tres.
Muy irónico y divertido.
Besos.

KOKYCID dijo...

La culpa es de ella y solo de ella por aguantarlo. Eso si: ¡no hay suegra buena!jajajaja.

Jose Antonio dijo...

Comida basura no, está llena de colesterol del malo, me gusta el deje de tristeza del relato.
Un beso.

Max E.G.B. dijo...

Jajajajaja¡¡
Jodida convivencia...
jodida fast food.

Un saludo desde la Vella Barna noia.

Sneyder dijo...

Al leer el texto no he podido contener la risa, pobres hijos ya crecidos, tienen la enfermedad de “madritis” jajaja !!

Un beso Aniky

40añera dijo...

Jajajaja!!! ahora me doy cuenta la suerte que tengo.
Vengo a agradecer visita y comenterio y a pedirte que no me erradiqueeeeesssss
Un besote si me lo permites me quedo

El Ser Bohemio dijo...

jajajaj muy bueno, es así a las cosas hay que ponerlas en su lugar. Es mejor ponerse una vez roja que cien veces colorada. Las cosas por su nombre. Muy buena entrada me has hecho reir, quién no se siente identificado. besos y gracias por dejar tu huella en mi blog

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
http://mi-adn.blogspot.com/

Merce dijo...

Hola Aniki.

Yo tengo una suegra estupenda, sólo le falta traerme la comida a casa. Entonces tendría que hacerle una estatua o algo así. A mí es que lo de cocinar, a pesar de que no lo hago mal del todo, me gusta menos que nada.
Mi costilla está empezando a cogerle el gusto al fogón, de lo cual yo estoy encantada...

Un beso.

Adriana Alba dijo...

Me hiciste reir mucho Aniki!

Un vivo retrato algunas vidas cotidianas, relatado con mucho salero!

gracias por tus visitas a mi espacio.

abrazos.... Ah, guarda un poco de pollo......

German Buch dijo...

Ella le esperó con la ilusión de su día. Dispuso la mesa para dos, con sus dos velas rojas erectas en llama encendida, como Ella en su día. El pollo relleno de gambas presidía la mesa, dejando en el congelador el último beso recordado.
Ella se dirigió hacía la habitación. Un buenas noches, dejando la estela de su bata satén en rasante clamor, invitaba a seguir el susurro de su voz y el indicio estelar de su cuerpo.
Otra noche; otra noche con su día igual a las últimas veinticuatro horas. Otro día que se escurre entre suspiros de sus dedos como agua corriente.
Mientras Él, en proceso de digestión gambera del pollo, adormecía su estado entre la lluvia en blanco y negro del televisor.
Al amanecer, Ella, desnuda ante el espejo, como aquella que posee gran paciencia, sonreía a su onomástica de ayer Santa Paciencia.
Continuó sonriendo frente al espejo, devolvió el cristal su pensamiento:
“Mañana, cuando vengas en mi busca, que te pele la gamba tu madre”

aniki dijo...

Buenísimo final, Germán, muy bueno (jajajaja), "que te pele la gamba tu madre" (jajajaja).

Besosssss.

Sakkarah dijo...

Jajaja, es un relato muy simpático.

Un beso, Aniki.

Óscar dijo...

Unas letras rebeldes, de auténtica emancipación. Ya se sabe que la convivencia es difícil, y más cuando uno no colabora. Es verdad que a veces las madres nos malcrían.

Saludos, Aniki.

Miguel Baquero dijo...

Pues yo que tú le hubiera tirado el pollo a la cabeza por llegar con esas exigencias de que quiere cenar a las doce de la noche. Que se hubiera hecho un bocadillo. O mejor, que hubiera ido a que se lo hiciese su madre ;-)

Noelplebeyo dijo...

una noche de furia...

delfin en libertad dijo...

Jajajajaja, me encanta leerte!!!
Un fuerte abrazo. Buenísimo.

V de Tierra dijo...

Jajaja felizmente que aun queda el cariño, que sino yo no le pasaria ni el abre latas!! Y gracias por guiarme hacia ti!! Saludos!!

Anónimo dijo...

Ella, con toda la ilusión del mundo hizo su primera paella. Él al probarla, "no está tan buena como la que hace mi madre".
30 años después nunca más se ha comido paella en esta casa.

buda dijo...

Un placer visitar tu blog.

Un besico

Jose dijo...

No se me olvidó que una visita recibí en el calor de la noche,y que mejor devolverla con gran ilusión ofreciéndoles mi casa para lo que sea menester.

Madre sólo hay una y esposas se tiene una fortuna.

Un afectuoso saludo

Cristelicious dijo...

Vaya mala leche, guapísima, pero con razón. Un abrazo y feliz fin de semana.

merce dijo...

Felicidades por el texto y lo que describe tan bien.


Un abrazo Aniki