domingo, 20 de junio de 2010

Por una dulce infancia


Me despiertan las voces,
la puerta que se cierra de un golpe,
es medianoche,
se escuchan gritos y reproches
"cosas de mayores" - susurra mi muñeca.
Me abrazo a ella buscando el cálido roce de su tela,
el suave aroma que me devuelva a mis sueños
y que me lleve lejos, muy lejos de los infiernos.
Desde la soledad de mi cuna,
una inmensa luna adorna mi ventana,
es la hora oscura, ya no se escuchan voces ni golpes,
tan sólo silencio.
Muy arriba, miríadas de estrellas
giran en todo su fulgor.
Lentamente se apaciguan los temores,
ceden los párpados insomnes,
me arrulla la pálida luna.
Aniki

21 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ojala la luna sonriese así siempre en todas las infancias.

TORO SALVAJE dijo...

Suerte de la muñeca.
Pobre niña.

Besos.

Valaf dijo...

Esta es la segunda genialidad que escribes hoy. Estás entre esas estrellas que brillan cuando todo se ha apagado.
Sólo me queda darte las gracias.

Un petonet

moderato_Dos_josef dijo...

que violenta es nuestra vida de "mayores" y lo que soportan a veces los niños... me dejaste pensativo Aniki. Un post preciosos y de mucho valor.
Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Un poema muy bonito. Está muy bien descrita esa sensación que hemos sentido de pequeños, mezcla de miedos e inseguridades.
Un abrazo.

Bucan dijo...

Te sigo, poetisa.
Saludos de Sean.

Horacio dijo...

Muy bonito. Me quedo con la imagen de la niña abrazada a su muñeca, que le permite aliviar sus inseguridades y penas.

Saludos

Druida de noche dijo...

Las violencias de ayer son los silencios de hoy....
beso
druida

mágico dijo...

Dulces sueños, Aniki.

Besitos.

thot dijo...

Qué dulce texto lleno de ternura de la niña y su muñeco y afuera el mundo adulto con sus ásperos roces.
Un abz.

Mari dijo...

Es muy hermoso y también muy triste

nocheinfinita dijo...

Cuantas infancias rotas¡¡

Que triste.

Un beso

Daniel dijo...

¿Qué decir cuando eso lastima el futuro de un hombre? se aferra en los años y aunque se intente el olvido, deja huellas imborrables, profundas, que despiertan al leer poesía-verdad, como la tuya.
Un beso.

Stanley Kowalski dijo...

Un post muy bueno, profundo, emotivo, que llama a la reflexión.

BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!

delfin en libertad dijo...

Extraordinario poema, con una gran sensibilidad describes lo que muchos hemos vivido, duele recordar, y el corazón se estruja y se lamenta.
Pero siempre ese sendero de estrellas como fogatas alumbrando nuestro camino aliviana los recuerdos. Me has emocionado, excelente poema. Un fuerte abrazo.

KOKYCID dijo...

Precioso otra vez. Ojalá yo hubiera tenido una muñeca de esas para consolarme, pero las broncas de mis padres me pillaron ya adolescente (y encima varón) asi que nada de muñecas complices.

Bucan dijo...

Te leí comentando en el blog de Insignificantius. Además de la poesía, te va la economía, eh. Pasate por el blog, le he puesto compañia a Ronaldo, una que ya se lo merendó.
Saludos

Bucan dijo...

Me he reído con tu comentario y tu propuesta de cambiar todos los puntos de telefonía, hipers y demás, por un jamón. ¿Has probado suerte en mi blog?. Hay un botón en la sidebar que se pulsa y si sale un jamón, te lo llevas.
Habrás visto que Cristiano Ronaldo está bien acompañado.
Saludos

Insignificantius dijo...

Magnífico.

Lo siento, no tengo otra palabra.

Saludos

Bucan dijo...

He visto tu comentario. Yo tampoco soy partidario de guillotinas. Pero si lees el artículo original de Gimeno, pide guillotinar y guillotinar. Por eso saqué el aparato, que es una guillotina auténtica, que funcionó vamos.
Saludos, poetisa.

virgi dijo...

Triste y tierno a un tiempo.
Una manera dura de recorrer esa época tan dulce.
Besitos